Tener un coche sin usar tambien cuesta dinero

Algunas personas creen que si han dejado de utilizar su vehículo no tienen de qué preocuparse, porque han quedado libre de varias responsabilidades como pasar por la ITV (Inspección Técnica del Vehículo), pagar impuesto de circulación y darle mantenimiento. Sin embargo, todo eso sigue siendo necesario, son cosas que se deben hacer aun cuando el coche permanezca parado.

En el caso de que su coche esté estacionado en la vía pública, debe tener al día los pagos correspondientes. Al tenerlo de alta está obligado a:

  • Llevar el pago de la ITV al día, puede conseguir información más detallada en el Reglamento General de Vehículos. Si un coche está en circulación, sin la inspección técnica del vehículo podría recibir una multa por ser considerada una falta grave; en cambio, cuando está fuera de circulación sin ITV, es una falta leve, pero también recibe una sanción.
  • Estar suscrito a algún contrato de seguro, esté parado o no el coche. Si no lo hace, recibiría una multa según esté o no parado el vehículo, lo cual está establecido en el Real Decreto Legislativo.
  • Pagar anualmente el impuesto de circulación, pues así es mientras el coche esté como activo.

Alternativas a los gastos de un vehículo parado

Cuando el conductor atraviesa por circunstancias en las que tiene el coche parado, bien sea porque no necesita de él o en realidad ya no quiere seguir haciendo uso del vehículo, lo más recomendable es dejarlo estacionado en una propiedad privada, mientras se tramita la baja temporal en Tráfico.

Para este proceso el propietario debe llevar a las oficinas de Tráfico el permiso de circulación y la tarjeta de la ITV; esta última debe tenerla aprobada para solicitar la baja, completar un formulario para hacer la solicitud y pagar una tasa. Una vez que termine el papeleo, el vehículo puede permanecer en ese estatus el tiempo que requiera, debido a que no hay un plazo establecido para que el coche esté de baja temporal.

Otra opción es vender el vehículo, muchos se resisten a esta idea, pero si el coche se tendrá parado solo ocasionando gastos, es preferible salir de él sacándole alguna ganancia. Puede hacerlo a través de alguna empresa que se dedique a comprar coches desguaces; el vehículo lo reciben con fallas mecánicas, siniestrados o en cualquier condición, y lo más seguro es que se haga cargo de los trámites para darle de baja definitiva.